OTRU QUE PICÓ

Yera el primer día de monte,
¡Qué paisajes!, ¡Qué gozada!,
que agües mas cristalines.

Ya me levanté temprano,
Pegueme un gran madrugón.
Ropa nueva, unes polaines
Y pa apoyame un bastón.

Diba fechu un figurín,
Orgullosu y socarrón
Y subiu ne’l autobús
Disfrutaba yo un montón.

Ficimos una pará
Y pillé’l primer mosqueo,
Salió tu Dios disparau,
Como tiros pal papeo.

Algunos fueron por pan
Y los mas despabilaos
Axuntáronse n’el chigre
Y punsieronse moraos.

Otra vez n’el autobús
¡Ta prestándome a mí el día!
Como sea siempre así,
Voy felicitar al guía.

Taba cogiendo postura
Y de repente parose…
¡To quisqui abajo, holgazanes!
¡La buena vida acabose!.

A preparar la mochila
Que hay que llevar de tóo.
Por si llueve o se pon frío,
Aunque muerras de calor.

Ahora toca caminar,
Ya comenzamos la marcha.
¿Esto paezme chupao!,
¡La caleya ye muy ancha!.

De repente allá arribones
Veo unos cuantos mangaos
Y pienso yo pa mi mesmu:
Deben tar equivocaos.

Cuando me dicen que no,
Que tan bien encaminaos,
Saco la fueya de ruta
Y reléola mosquiau.

Aquí pónnoslo muy claro:
Tras abandonar la pista
Por una cómoda senda
Subimos hasta la arista.

Yo, lo que se diz, camín
Nun lu vi por ningún llau
Con tantos pinchos y mates,
Debía de tar tapau.

Cuando por fin llegué arriba,
Taben tóos descansando.
¡Animo, hombre! – decíen-
Que te tamos esperando.

Pongo yo el culo n’el suelu
Y, ¡Hala!, ¡Tóo Dios p’arriba!.
¡Que se va facer de noche!,
¡Que hay que aprovechar el día!

Queda el últimu repechu.
¡Ay Dios mío, vaya día!.
Agarrándome a les peñes
Y jugándome la vida.

Al fin llegamos al picu,
La xente taba extasiá…
¡Que delicia de paisaje!..
Nun taba yo pa ver ná.

Cayéndome goterones,
La camiseta empapá;
Nun vía ni a mediu metro.
Y oyía de casualidá.

Póngome con el bocata,
Y encomienzen a baxar.
Dicénme que ya comieron,
Que me tengo que apurar.

Unos baxaben a blincos,
Apoyaos en la guiá.
Y yo con muchu cuidau,
Dándome alguna culá.

Seis hores, ¡o tal vez siete!.
Por fin acabose ya.
Intento quitar les botes,
Y casi que voy llorar.

La cara llena arañazos,
De les rodilles, ni hablar.
Tengo cuatro uñes negres,
Y no siento el calcañar.

Tras media hora nel chigre,
Salgo medio anestesiau
Tres cubatas que cayeron
Dejáronme amodorrau.

Un sueñín nel autobús,
Y despedía en Oviedo.
Engañar si me engañaron,
Mas no me verán el pelo.

Si a pesar d’esta aventura
Vuelvo dir con esta xente,
Ye que ya toy muy grillau
Tontu de llau y de frente.

Siete días esfoyau
Agujetes hasta’l culo.
Tóos se rien de mí
Y en sin nengún disimulo.

Unos llámenme Oyarzabal,
Otros Pérez de Tudela.
¡Qué andares tienes!, me dicen.
Paecen los de mi güela.

Y entre risa y carcajá
Ya toy tomándolo a pecho.
¿A ver si vuelvo otru día?
¡Oye, fue dicho y fecho!

A %d blogueros les gusta esto: