14 mayo, 1989: Senda Frassinelli (Lago Enol – Covadonga)

14 mayo, 1989: Senda Frassinelli
14 mayo, 1989: Senda Frassinelli

Covadonga. Fue escenario final de nuestro caminar por distintas rutas, y lo será nuevamente en el descenso de:

«La Senda Frassinelli»

Lago Enol – Covadonga

Por El Furacón, Vega de Comeya, Uberdón, camino Molledo y la Cruz de Priena.


14 mayo, 1989: Senda Frassinelli
14 mayo, 1989: Senda Frassinelli

Aunque la SENDA FRASSINELLI comienza en el POZO DEL ALEMÁN y concluye en CORAO, nosotros haremos este sector intermedio, donde el atractivo de la travesía se acentúa.

Saldremos del LAGO ENOL por la zona de desagüe del mismo, en una pequeña vaguada llamada EL ESCALERU que enseguida deja ver el poljé de COMEYA a través de una estrecha escotadura junto a la que se alza una columna de ladrillos que servía de sujeción a los canjilones de la antigua explotación minera. A su derecha, se abre un pequeño túnel que atraviesa la roca y en unos metros comunica con una caverna natural que se le llama EL FURACÓN. Un cómodo sendero excavado en la roca desciende hacia el fondo ofreciendo hermosas vistas.

Sombreadas por fresnos se ven las cabañas de la Vega de COMEYA, a la que bajaremos y cruzaremos en su extensión por la parte derecha de la misma, ya que por el centro existen terrenos encharcados y un arroyo donde abundan diversas especies de anfibios.

En el extremo izquierdo de esta gran llanada de COMEYA, subiremos hacia la majada de UBERDÓN de pradería pendiente, y la collada de igual nombre, y tomaremos la pista que desciende rápidamente pasando entre el MIRADOR DE LA REINA y la campera del Canalón, saliendo a la carretera de los Lagos. Unos 800 metros más abajo (por la carretera), tras dejar a la derecha el camino de La Frecha, encontraremos las cabañas de La Huesera, y también a la derecha el camino de MOLLEDO por el que ascenderemos bordeando la Sierra Mala hacia la majada de Tarañodiós, de dos grupos de cabañas rodeadas con praderías rodeadas por muros de piedra.

Bordeando Tarañodiós por su parte superior, se sigue la sierra en dirección a la CRUZ de PRIENA, casi siempre por la falda de la derecha, en el sentido de nuestra marcha, y ella nos llevará a esta singular y elevada cruz, desde donde se ofrece una incomparable vista del REAL SITIO de COVADONGA.

Una senda serpentea la ladera de la montaña hasta dejarnos en la carretera, en las proximidades de COVADONGA, donde finalizaremos una vez más nuestro caminar por las montañas donde la SANTINA es REINA y SEÑORA, y merecida es nuestra visita a su SANTA CUEVA, para que ella siga guiando nuestros pasos por los singulares y recónditos parajes asturianos.

Deja un comentario