21 febrero, 1988: Benia – Pico Hibeo – Meré

21 febrero, 1988: Pico Hibeo
21 febrero, 1988: Pico Hibeo

Los concejos de ONÍS y LLANES, escenarios de nuestra actividad.


Una pequeña, pero gran cumbre… El Hibeo.
Una cima con historia… y con buzón de nuestro grupo.


Por su situación, domina un amplio panorama hacia el mar y los Picos de Europa.

21 febrero, 1988: Pico Hibeo
21 febrero, 1988: Pico Hibeo

El Hibeo tiene colocado el buzón nº 8 de nuestro Grupo. Allí lo dejamos el 12 de diciembre de 1982.

La historia también dejó en el Hibeo un recuerdo menos sensato que nuestro buzón. La guerra civil española hizo del Hibeo, como de otras cumbres asturianas, punto estratégico, y su ocupación fue durante dura lucha.

Su situación, en los límites de los concejos de ONÍS y LLANES, le da el privilegio de dominar un amplio panorama, a pesar de ser una cumbre baja (867 m).
Su ascensión no ofrece dificultad, y una vez arriba, en cualquier dirección tiene algo que observar y admirar.
Al NORTE, frente a nosotros estará el Pico Benzúa y el mar Cantábrico, en la costa del concejo de Llanes.
Al ESTE, se alza próxima la Sierra de CUERA, con el Cabeza de Ubena y Peña Blanca en primer término.
Al SUR, tiene una magnífica vista sobre todo el concejo de ONÍS, sobre el Macizo del Cornión de los Picos de Europa, dejándose ver también el Central y el Naranjo de Bulnes.
Y por el OESTE, un sinfín de cordales, sierras y cordilleras, se suceden hasta donde nuestra vista puede alcanzar, teniendo como más próximos al MOFRECHU y la Sierra del SUEVE.

Nuestra ruta será algo distinta de las anteriores ocasiones en que subimos, pero más atractiva quizás pues la bajada será a la otra vertiente, pudiendo así conocer más a fondo esta zona. Partiremos de BENIA (capital del concejo de ONÍS), puesto que el autocar no sube por la carretera de Pedroso. Ascenderemos hacia la pista que bordea la llamada Cuesta de Tebia hasta llegar al Collado del Pozabal, sobre cuyas praderías se alza la Peña del Hibeo, dejando a su derecha una planicie llana y verde; una majada más baja que nuestra situación. La senda nos conducirá ya a la base de la peña, que se puede ascender por el centro o por la izquierda.

Si el día está despejado y nos permite disfrutar con tranquilidad de las vistas que allí se nos ofrecen, dejaremos la cumbre descendiendo a la otra parte, hacia el concejo de Llanes, en dirección NE, para concluir esta hermosa ruta en el pueblo de MERE.

Sin duda, merece la pena subir al HIBEO, cumbre de la sierra del mismo nombre, que se extiende de oeste a este, 3 km, dejándose ver su caliza blanca, una vez pasado Mestas de Con, hacia Benia, y también por la carretera nacional de Llanes a Oviedo.

Una gran atalaya con dos cimas casi iguales.


21 febrero, 1988: Pico Hibeo
21 febrero, 1988: Pico Hibeo
21 febrero, 1988: Pico Hibeo
21 febrero, 1988: Pico Hibeo
21 febrero, 1988: Pico Hibeo
21 febrero, 1988: Pico Hibeo

ONÍS: Es un concejo que se estira de norte a sur en una franja de tierra bastante accidentada puesto que gran parte de ella es montañosa. Solamente el valle, las tierras llanas se pueden encontrar en lo que es el núcleo de población principal, es decir, por donde pasa la carretera general que va desde Cangas de Onís a Panes. En ese llano, o valle, se asienta la capital del concejo, Benia, cuyo ayuntamiento ha sido uno de los primeros creados en Asturias.

Al norte tiene al concejo de Llanes, por donde hoy bajaremos.
Por el oeste tiene a Cangas de Onís.
Al este se encuentra Cabrales, y al sur, León, con los Picos de Europa, en su macizo del Cornión, en su extremo más oriental. Algo que llena de orgullo a los habitantes de Onís, puesto que en esa pequeña propiedad de los picos, cuenta con el lugar ideal e insólito de Ario.

Los ríos: Güeña, Casaño y Tabardín nacen y recorren este concejo.

En la mina de cobre «Milagro», en el pueblo de Villar, se encontraron útiles de la época prehistórica.
Una vara de cobre con una inscripción fúnebre romana, deja igualmente constancia de la estancia en Onís de los romanos; una ocupación de cierta permanencia, pues aprovecharon para explotar los yacimientos de minerales.

Cavernas, montañas, bosques,…
Agricultura, ganadería, y famosos quesos de Gamonedo.
Caza, pesca, y montañismo, en un variadísimo paisaje… así es a grandes rasgos Onís.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *